LA ISLA BONITA

Soy una persona que no me considero especialmente apegada a los bienes materiales. Al menos eso creía yo hasta que he visto las terribles (y cautivadoras a la par), imágenes del volcán en la isla de La Palma.

Ver cómo la lava va sepultando a ritmo lento todas, absolutamente todas tus pertenencias, ha sido una imagen que me ha llenado de tristeza al tiempo que me ha hecho recordar que la naturaleza siempre vuelve por sus fueros.

Todavía no soy capaz de reaccionar cuando he hecho el ejercicio mental de algo a lo que realmente se han tenido que enfrentar centenares de ciudadanos palmeros: “Tiene usted 15 minutos para recoger sus pertenencias”.  Y sabes que lo que no te lleves en esa bolsa de 100 L que te han dado, desaparecerá para siempre.

Sigo todavía en la casilla de salida, es decir, está claro que primero pensé en la familia y mis animales (porque obviamente forman parte de mi familia), pero, ¿y después….?. Y es entonces cuando me doy cuenta de que vivo rodeado de muebles, enseres, cuadros, fotografías, colecciones de cosas, recuerdos de todos los viajes, de los sitios donde he vivido, … que forman parte de mi vida y que forman una especie de escudo o de cueva en la que me refugio sin querer cada día de mi vida.

ÑOS”,  ahora me doy cuenta que sí que vivo apegado a mis cosas y eso me hacer sentir más el dolor de esas personas.

He pasado cinco maravillosos años de mi vida en Canarias, y adoro esa tierra y a sus ciudadanos. Sus paisajes rebosan belleza y sus gentes amabilidad y alegría. Ellos saben disfrutar de los buenos momentos y saben apretar las nalgas cuando vienen mal dadas. He conocido a muchos canarios mayores, tanto de los que emigraron como los que no, y sus vidas están llenas de esfuerzo, de carencias y sobre todo de mucha, mucha fe, mucho trabajo y mucha paciencia.

Parece increíble la forma en la que han cultivado pendientes de vértigo, cómo han conseguido una ganadería sostenible para su peculiar territorio y, además, lo han hecho compatible con la industria turística más pujante de España.

Cualquiera que haya tenido la oportunidad de escuchar alguna de las muchas entrevistas que se están haciendo en estos días a los damnificados, se puede apreciar que las realizan con un aplomo y sosiego digno de admiración y, sobre todo, con ese espíritu de mirar hacia delante, como el de la señora que era entrevistada en la radio en el momento justo en que la lava cubría su casa, y que decía:  “estoy deseando que esto ya termine porque, en cuanto pueda, me voy a hacer otra casita”.

Ya se que es el momento de las fotos y de las declaraciones voluntariosas por parte de nuestros políticos, pero habrá que estar atento a la respuesta real para todas estas personas que han caído en la pobreza y el desarraigo de la noche a la mañana. Esta gente no se merecería otra cosa que el máximo apoyo que entre todos le podamos prestar.

De momento, de parte de este “magote peninsular”, le digo a los Palmeros: “Mi niño, yo se que ahora estás arrochelado, pero prontito estarás bajando otra vez por la veredilla para hacer un arteche desde donde hacer una asomadita al mar y estar asocaito, mientras preparas una carnita de baifito en el asadero, unas papitas arrugás y ese mojo escaldao que quita el sentido. ¡¡Chacho!!, brindo por vosotros con un ronito.

José García Cortés

     25-9-21

LA TIBIEZA Y LA TEMPLANZA

La tibieza y la templanza en los gobernantes deberían ser buenas consejeras en todo momento. Siempre parece ser una buena cualidad a ostentar por parte de nuestros políticos, excepto, en aquellos casos en los que la claridad y la contundencia deben aparecer en aras a una mejor convivencia.

No hemos tenido un homenaje “explícito” al perro asesino etarra, Parot, pero hemos tenido actos similares y nuevos enfrentamientos fruto del odio que se siembra permanentemente hacia todo lo que sea español.

Opinaba en mi anterior artículo que el PNV era bastante culpables porque fueron muy “transigentes”, si no colaboradores, en los inicios de ETA y no fue hasta los pactos de Ajuria Enea en que no se suman claramente al resto de fuerzas políticas democráticas vascas y se ponen de acuerdo en señalar al terrorismo como la principal lacra de la sociedad.

A mi entender creo que era honesta la posición de Ardanza, entonces al frente del Gobierno Vasco, en el giro que realizaron respecto a la política sobre ETA, pero no tanto motivado por un convencimiento propio como por el entendimiento del clamor de la sociedad vasca de la época, harta de tanta violencia, de miedo, de silencios malsanos y el temor  de ser marginados por la sociedad.

No tengo ninguna duda de que, en el final de ETA, la eficacia de nuestras fuerzas armadas y nuestros servicios de inteligencia fueron determinantes, pero no perdamos de vista un tema crucial y silencioso como fue el progresivo abandono de la sociedad vasca a todo lo relacionado con la violencia.

Después de los años más violentos en el País Vasco, la sociedad civil, tras su rebelión, dejó de ser activa, lo que ha permitido que el PNV volviera a su tibieza con respecto a la violencia que ha ido creando la rama política de los sucesores etarras, Bildu. Porque en el fondo están favoreciendo sus intereses nacionalistas.

Bildu es la “pus” de la sociedad española, y digo española y no solo vasca, porque son un agente irritante que inflama y estropea la convivencia. Aunque he de reconocer que tanto estos personajes, como los independentistas catalanes, lo único que tienen bueno es que nunca se contradicen, vienen de cara, dicen exactamente lo que piensan y lo llevan a término…. Si se les deja.

Pero lo cierto es que, gobernando PNV, no cumple con su obligación de evitar violencia en su territorio, y está permitiendo que vuelva a asentarse un ambiente malsano, una perversa “espiral del silencio”, a no expresarse abiertamente contra las acciones de violencia, cumpliéndose así una de las principales aspiraciones de Bildu, infundir el temor en la población, de manera que el que se manifieste públicamente contra ella perciba que tiene un riesgo. Lo mismo que hacía ETA con sus armas y su goma 2.

Cuando un árbol enferma, hay que tratarlo inmediatamente porque de lo contrario lo perderemos. Igual que en nuestro propio cuerpo, que cuando hay una infección y no se trata, se expandirá hasta acabar con nuestra vida.

Y PNV, como un perfecto mercader, en un alarde de malabarismo, con una mano permite que se desarrolle “el síndrome del País Vasco”, y con la otra, acumula privilegios para su autogobierno con el que mantener anestesiados a sus votantes.

De nuevo el PNV, en la figura de su vicelehendakari y consejero de Seguridad, Josu Erkoreka, se ha mostrado “tibio y templado” ante las marchas organizadas por la parte política de los terroristas y ha vuelto a mentir a la sociedad afirmado que la Ertzaintza adopta “las medidas necesarias” para evitar “enfrentamientos.

Obviamente hablo del PNV como responsable en primera instancia de lo que está sucediendo en al País Vasco y el caldo de cultivo que se está generando, pero claro, todo esto no sería posible si el innombrable de nuestro Presidente quisiera impedirlo.

Una prostituta vende su cuerpo por beneficios, y, aunque no lo justifico en absoluto, me parece bastante honesto, porque en el fondo es lo “suyo” lo que vende, pero nuestro Presidente, también por sus beneficios, y casi en un ejercicio cercano a la receptación, vende lo que es de todos los españoles.

Lo cierto es que un puñado de votos en el País Vasco, que suponen un porcentaje que no llega al 14% del censo vasco y que suponen el 1% del total de votantes a nivel nacional (0,67% sobre el censo, según datos de las últimas elecciones), reinventa el relato de la sociedad vasca blanqueando las acciones de ETA y vuelve a generar un ambiente irrespirable en Euskadi.

Dicho con las propias palabras de Sr. Ardanza en Ajuria Enea: «El conflicto que está en la base de la violencia no consiste en un contencioso no resuelto entre el pueblo vasco y el Estado español, sino en que una minoría de vascos se niega a aceptar la voluntad de la mayoría y emplea para imponer la suya el instrumento de la lucha armada»​.

José García Cortés

       19-9-21

EN QUÉ DEMONIOS ESTÁ PENSANDO EL PNV y

EN QUÉ DEMONIOS ESTÁ PENSANDO EL GOBIERNO DE ESPAÑA

He leído que la alcaldesa de Mondragón, María Ubarretxena Cid (perteneciente al PNV y licenciada en Humanidades para más inri), prepara un homenaje a Henrí Parot, organizado por la red de apoyo a los presos de ETA (Sare) y el colectivo Elkartasun Eguna, para el próximo 18 de septiembre, como «marcha solidaria». Un total de 31 personas harán relevos a lo largo de 31 kilómetros; un número simbólico por cada uno de los 31 años que el asesino ha pasado en la cárcel hasta ahora.

He visto muchos homenajes en mi vida e, incluso, he participado en algunos. Siempre de empresarios destacados, científicos brillantes, deportistas de éxito, en definitiva, de personas que han destacado en la sociedad por los resultados en sus disciplinas y sobre todo por ser ejemplo ante los demás de ser buenas personas, solidarios y trabajadores.

En esta ocasión, los de Mondragón me despistan un poco, porque ese señor no parece que haya destacado por ninguna de las cualidades que he mencionado ni por ninguna otra parecida.  Ese señor, el 2 de abril de 1990 fue detenido en Sevilla, conduciendo un coche cargado de explosivos con el que pretendía volar la Jefatura de Policía, tras intentar sobrepasar un control rutinario de la Guardia Civil con cuyos agentes sostuvo un tiroteo hiriendo a dos de ellos.

Ese señor, perpetró 39 asesinatos (entre ellos algunos tan terribles como los de la casa cuartel de Zaragoza, en el que murieron cinco niñas,) y más de 200 frustrados, que le supusieron 26 sentencias condenatorias con las que sumó casi 4.800 años de prisión. Por cierto, no se porqué se empeñan los magistrados en sumar años en las condenas, cuando, como máximo solo se cumplen 30 (el que más). Cuando alguien es condenado a miles de años de cárcel, lo normal es pensar que se van a pudrir en la cárcel, pues no. Es decepcionante.

Continúo. Desde un punto de vista personal no parece que el homenaje tenga ningún sentido por su buena conducta, porque más bien parece se ha conducido como un perro asesino, y a los perros asesinos, los sacrifican en las perreras. No obstante, a pesar de ello, a este sanguinario asesino se le acercó el pasado mes de marzo desde Puerto III, en Cádiz, a la cárcel de Mansilla de las Mulas, en León y, además, han dispuesto su progresión a segundo grado. No sé, habrá que preguntar a Pedro Sánchez sobre esos beneficios que otorga a quien ha generado tanto mal en nuestra sociedad.

Además, este asesino sanguinario, es indirectamente el responsable de la modificación de la doctrina por la que las reducciones de pena comenzaron a ser aplicadas sobre el máximo tiempo de permanencia en prisión legal permitido, lo que resultó en la puesta en libertad inmediata de muchas personas con penas que superaban ampliamente los 30 años, entre otros, repugnantes violadores.

Claro, puede que no pretendan hacer un homenaje a las cualidades de la persona sino a un insigne representante de la lucha vasca que ha sacrificado su vida y hacienda en pro de la causa Abertzale.

No me gusta hablar de “los vascos” porque considero que en su inmensa mayoría son gente entrañable, y además, tengo íntimos amigos en esa comunidad a los que quiero de verdad, por eso me voy a referir a sus principales representantes, el PNV, porque en el fondo, son corresponsables del pasado y presente de la situación en el País Vasco.

Dicen que no se puede entender la partida que se está jugando sin el conocimiento histórico que justifica las razones por la que nos encontramos en este presente.

Y en mi opinión, es que no se puede entender el nacionalismo vasco (ni el catalán) sin tener en cuenta que desde sus orígenes no han tenido otra razón de ser que el del mantenimiento y engrosamiento de privilegios económicos y sociales, que han tratado de ocultar bajo la capa de la opresión y colonización de los españoles. Como Sabino Arana declaró en su día, a propósito de la guerra del Rif y de Cuba que estos territorios eran de los indígenas y fue creando poco a poco la convicción de que las Vascongadas y Navarra eran territorios ocupados por los mismos españoles que quitaban las tierras a los indígenas americanos, eliminando así la pureza de la raza vasca a través de la colonización.

Y en el caso del País Vasco, no podemos desvincular a PNV de ETA porque, en el fondo, esta segunda no deja de ser una escisión de los primeros cachorros “moderados” del PNV. Desde sus orígenes como partido (junto con la iglesia vasca), han dado cobijo y apoyado a la rama violenta de los abertzales y han contribuido a generar un caldo de cultivo permanente contra el “estado opresor”.

No sería capaz de justificar lo que hicieron, pero igual sí de entender que en ciertos momentos de “represión” real, se considerara “necesario”, tanto con la República como con Franco, pero la historia ha demostrado que lo que inicialmente pudiera haber sido el nacimiento de un idealismo noble (aunque fuera equivocado), con el tiempo se fue convirtiendo en un puro y vergonzante negocio que utilizó la ideología cultural como la forma más perfecta para subordinar a su pueblo (y al estado,) a la obtención de riquezas y aprovechamiento político donde los únicos beneficiados eran sus dirigentes y afines.

Han manipulado a su pueblo utilizando el “hecho diferencial” frente al resto del territorio, utilizado todo tipo de artimañas y porquerías vergonzosas, generando un síndrome de Euskadi que hace temer lo peor para los tiempos venideros.

Consiguieron hacer un verdadero negocio de la extorsión, utilizando para ello desde empresas pantallas para simular operaciones lícitas que financiaban terrorismo, la solicitud de dinero en efectivo  a sus víctimas o, incluso, que abrieran una cuenta y les entregaran una tarjeta para sacar ellos el dinero.  Como en las empresas multinacionales, tuvieron cuentas en el exterior de las que obtenían mucho dinero de subvenciones anuales de las diputaciones forales vascas.

Impusieron su sindicato a tiro limpio para convertirse en el adalid de la clase obrera vasca, secuestrando (o incluso matando) a empresarios para obligarles a cumplir las plataformas reivindicativas que exigían sus afiliados.

Crearon un entramado de semanarios, periódicos y una cadena de radio para hacer pedagogía de la violencia y justificar los muertos y heridos ante sus seguidores por la “opresión al pueblo vasco”

Han controlado durante muchos años la red escolar vasca más importante, dedicada a la alfabetización y la “euskaldunización” de adultos, impartiendo clases y adoctrinando y predicando el odio entre vascos y españoles.

Crearon la policía autónoma vasca, que pagada con el dinero de todos los españoles, no tuvo pudor   en negociar una tregua con la banda terrorista que llevaba treinta años secuestrando, extorsionando y asesinando a personas inocentes en lugar de detenerlos y ponerlos a disposición de los jueces.

PNV ha permitido que ETA funcionara exactamente igual que cualquier organización mafiosa, matando, amenazando y llevando a cabo la limpieza étnica contra los enemigos del pueblo vasco. Todo ello, para proteger a la familia nacionalista y acrecentar los negocios comunes.

A pesar de que en 1980 el PNV se comprometió a acabar con ETA en un año, no lo hizo, continuó protegiendo a la banda terrorista impidiendo la acción judicial contra su trama civil, Batasuna, y a obstaculizar la persecución internacional de sus asesinos, porque el “nacionalismo moderado” sigue necesitando al “nacionalismo radical” para mantener la casa de los abertzales, aunque para ello tengan que dejar fuera a la mitad de la población (como ocurre en Cataluña, por cierto).

La conclusión que podemos sacar de los casi 100 últimos años de historia vasca es ver cuánta sangre inútil se ha derramado, que podría haberse evitado si los intereses espurios de los políticos de Euskadi no hubieran sido tan ladinos y sin ningún principio moral que haya frenado sus ambiciones.

Ahora asistimos a la falsificación y tergiversación del pasado vasco, consiguiendo el olvido deliberado de la historia de España para conseguir la pérdida del recuerdo de su unidad con el resto de los pueblos de la península en pro de un nacionalismo enfermo.

En la actualidad no suenan las pistolas ni las detonaciones de explosivos, pero están convirtiendo a Euskadi en el mismo “gueto” que antaño, gente pueblerina que rechaza todo lo que no sea vasco a través de palizas y vejaciones hacia los que no son como ellos.

No, no creo que los actos de su historia reciente sean para hacerle un homenaje.

Es asombroso y vergonzante ver cada día cómo regiones que reniegan de su estado, viven de él como expertas sanguijuelas, pero es mucho más doloroso contemplar la actitud de quien se lo ha consentido con anterioridad y quien se lo consiente en la actualidad.

José García Cortés

       25-8-21

UNA COMPARECENCIA VERGONZOSA

Creo que todos podemos entender que haya razones geoestratégicas, por más que nos duela, por las que un país o una organización apoye o deje de apoyar a otro país, Afganistán en este caso. Es lo que decidió la administración de EEUU cuando anunció el repliegue total de sus tropas en aquella zona.

Pero esta operación fue muy especial ya que se trató de una respuesta militar al 11-S, que contó con el aval de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y en la que la OTAN activó, por vez primera en la historia, el artículo 5 del Tratado fundacional, que consagra la respuesta colectiva: «Un ataque contra uno de los aliados, se considerará un ataque contra todos los aliados».

Aún comprendiendo, o tratando de comprender, las razones de que ese apoyo se termine, es difícil de entender que una organización, capaz de reconocer y abatir a un talibán con un dron que sobrevuela la zona a miles de metros de altura, no haya sido capaz de evacuar a los civiles antes de retirar sus tropas, dejando al paso equipamiento militar de primera categoría y altamente sofisticado.

Me han impresionado las imágenes de estos días y me a recordado el paralelismo con Vietnam y las imágenes de la Embajada norteamericana en Saigón. Pero, la dimensión de lo sucedido ahora es mucho mayor, no solo para Estados Unidos, sino también para la comunidad internacional, puesto que ha sido una derrota de Occidente.

Quiero imaginarme que la rápida rendición del ejército afgano (más de 300.000 soldados y más de 83.000 millones de dólares destinados a su equipamiento y entreno) a los 80.000 combatientes de la milicia talibán pudiera deberse a la falta de cobertura de la aviación de la OTAN a la que estaban acostumbrados en todas sus operaciones, pero resulta duro creer que esto no se había previsto mucho tiempo atrás.

Pero si esta situación me resulta difícil de comprender, mi entendimiento todavía no se ha repuesto de la rueda de prensa organizada por nuestro presidente del gobierno (tras varios días sin comparecer y sin suspender sus vacaciones ante la crisis como han hecho la mayoría de los mandatarios europeos),  con la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel y el Representante de la U.E. para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, en el campamento instalado en la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid) que funciona como puerto de llegada para los afganos evacuados desde Kabul.

Con tonos absolutamente triunfalistas, se plantaron los tres ante las cámaras para decir que la misión llevada a cabo durante los últimos 20 años se podía considerar como un éxito. Me pareció bochornoso y humillante.

No quiero ni imaginarme cómo se pudieron sentir los padres de los más de 3.500 soldados muertos (los nuestros y los del resto de la coalición) ante semejante despliegue triunfalismo marketiniano entre Pedro, Úrsula y Michel que se daban las gracias mutuamente por el ejemplo que ha supuesto nuestra actuación y la rapidez en “garantizar” la repatriación de personas a los estados miembros.

Seguramente hubiera sido más sensato y respetuoso, visitar el campamento de refugiados asumiendo que en 20 años no se ha podido terminar con los talibanes y dejar reconstruido el país. Hubiera resultado menos insultante para los ciudadanos reconocer que ha resultado una misión fallida, a pesar de que durante algunos años se haya podido ayudar a la población afgana (hospitales, carreteras, escuelas,…), ahora los hemos dejado sumidos en el caos y a manos de integristas talibanes.

Más respetuoso para los miles de caídos, tanto militares como civiles afganos, hubiera sido haber expresado un mínimo sentimiento de dolor e insatisfacción por no haber podido conseguir el objetivo tras invadir un país y enviar cientos de miles de hombres y de toneladas de bombas a terminar con el régimen talibán.

Pero la verdad es que en el fondo no se porqué me sorprendo. Aquí tenemos a Pedro Sánchez que ya nos había demostrado con la pandemia que nuestros muertos no le generan desasosiego alguno, y que bien podía aprender algo de la Canciller Merkel que se emociona ante sus caídos.

Y además de ese tal, Pedro Sánchez, tenemos a una Unión Europa que, en temas internacionales, mira permanentemente al tendido o se diluye como un azucarillo en conversaciones interminables para conseguir un consenso que nunca se alcanza. La talla política de los responsables de garantizar la seguridad de Occidente es totalmente nula. Afganistán se ha derrumbado ante unos líderes paralizados e incapaces de reaccionar.

Confiemos en que, finalmente, la repatriación del personal residente en la Embajada, de los españoles en Afganistán y el personal afgano colaborador pueda ser un éxito para consuelo, al menos, de los familiares de las víctimas. Rezo por ello.

José García Cortés

    22-8-21

EL RETO ACTUAL DE LA ESPECIE HUMANA

En el otoño de 2019 apareció un problema de salud en una ciudad de China que, a todos nosotros, nos parecía remota, desconocida y, porque no reconocerlo, bastante ajena a nuestra vida cotidiana. 

El 26 de febrero de 2020 apareció en la prensa la noticia sobre esto y lo reproduzco (el País):

Por primera vez desde que comenzó la crisis del coronavirus, el Ministerio de Sanidad ha recomendado restringir los viajes. El responsable de la cartera, Salvador Illa, ha aconsejado que “si no es estrictamente necesario, los españoles no vayan a cuatro regiones italianas —Lombardía, Piamonte, Emilia-Romaña y Véneto—, Japón, Irán, Corea del Sur, Singapur y China. “No hay prohibición, pero a una zona de riesgo, si no es imprescindible no vaya.

No era la primera vez que sabíamos de algo así. Nos enteramos de una enfermedad respiratoria grave. Les reproduzco unas líneas de medline, en las que se informa de lo ocurrido en 2003.

El síndrome respiratorio agudo grave (SARS, por sus siglas en inglés) es una forma grave de neumonía. La infección con el virus del SARS provoca una molestia respiratoria aguda (dificultad respiratoria intensa), y algunas veces la muerte..

El SARS es causado por el coronavirus asociado con el SARS (SARS-CoV). Es de la familia de coronavirus (la misma familia que puede causar el resfriado común). Una epidemia de SARS empezó en 2003 cuando el virus se propagó de pequeños mamíferos a personas en China. Este brote alcanzó rápidamente proporciones globales, pero se contuvo en 2003. No se han reportado nuevos casos de SARS desde 2004.

Era algo, en cierto modo, conocido. Este puede ser uno de los motivos que llevo a una conjetura de las posibles: era, una vez mas, otro episodio parecido a una gripe grave, con algunas complicaciones, como la neumonía, en un numero limitado de personas.

Yo mismo cogía un avión el 3 de marzo de 2020. Recuerdo comentar con otras personas lo mal que estaba Italia y mi convicción de la inminente llegada a España. En aquel momento, China tenia confinada un área geográfica que albergaba mas de 45.000.000 de habitantes.

Hoy, año y medio después, leo que el agente infeccioso inicial tiene una variante llamada Delta, y que todas las noticias y comentarios se centran en ese problema. Incidencia por Delta, contagios por Delta…Las predicciones que oímos son esperanzadoras, considerando que la población esta recibiendo vacunas contra la enfermedad. Naturalmente, nos surge una duda: no habrán aparecido otras variantes?

Leyendo la literatura científica, vemos que así es. Ahora la OMS y las agencias responsables de la lucha contra pandemias en Europa, Estados Unidos, Japón, China, entres otros, tienen bajo la lupa tres nuevos “ejemplares”:

Delta Plus. India. Junio. Presente en 32 países.

Lambda. Perú. Diciembre. Posiblemente en recesión.

B.1.621. Colombia. Enero. Tiene mutaciones relevantes que hacen que sean muy transmisible. Presente en 37 países.

Todo esto de las variantes nos lleva a conclusiones como las siguientes:

– las vacunas actuales ayudan a que la enfermedad no sea severa, pero no previenen infectarse

– El virus puede mantenerse en nariz boca y vías aéreas, incluso en personas vacunadas, que pueden ser contagiosas.

– Serán necesarias nuevas generaciones de vacunas para detener la transmisión.

– La situación no es estable, mientras existan millones de personas sin vacunar. Este es el motivo por el que la OMS pedía extender vacunas en países en que, hasta ahora, solo hay del 2 al 10% de la población con inmunización.

Es evidente que el problema es muy importante y no voy a entrar en valorar hasta donde nos ha llevado y…nos puede llevar. De nuevo, las predicciones. Con toda la experiencia vivida, pensando en como enfocamos en los países desarrollados este asunto, esta claro que a nivel social no somos conscientes de lo grave que es esto. 

Como ciudadanos, seguimos ansiando la vida pasada…sin darnos cuenta que no volverá en un tiempo. Incluso necesitamos los festejos multitudinarios, y los hacemos. Psicológica y económicamente, el “sistema” no da mas de si y amenaza con el colapso.

Los gobernantes y lideres en los países occidentales no son ágiles en adoptar medidas. ¿Por qué ocurre nuevamente lo que pasó en el invierno de 2019-2020? A estas alturas, con mas de 100.000 muertos – reales – en España, y mas de 4.000.000 en el mundo, no parece fácil entender lo que esta ocurriendo.

A mi entender, las decisiones dan prioridad a reparar el daño económico, poniendo claro esta las medidas sanitarias en un nivel de alta prioridad, pero detrás de las contramedidas económicas y financieras. Voy a dar un ejemplo. Escribo estas líneas en Canarias. En abril de este año 2021, Canarias era una zona geográfica con una de las incidencias mas bajas de Europa. Los expertos de nuestro país, y también los de Canarias (el Gobierno Autonómico así lo hizo) propusieron solicitar a los visitantes del extranjero una acreditación sobre Covid 19 que permitiera combatir un aumento de la incidencia por este motivo. La respuesta del Gobierno fue no permitir esa medida.

Hoy, Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife están en nivel máximo de alerta y la incidencia se disparó en los meses de mayo, junio y julio.   

Por otra parte, da la impresión de existir una cierta anestesia social. Y es comprensible. Aunque parezca demoledor, hay que reconocer que no somos capaces de asumir la envergadura de la crisis. Le ocurre a la sociedad, al colectivo, lo mismo que a una persona que, por una catástrofe en su vida, no es capaz de ver lo que ocurre en toda su dimensión. El mecanismo mental se cierra para protegerse ante lo demoledor del daño, ante la envergadura de lo que ocurre. La evidencia es inasumible.

Eso lo saben quienes informan. Llegados a este punto, podemos entender que se combinan dos factores: conjetura fallida sobre la predicción y gestión de la información para evitar la ruptura de la estabilidad social y el pánico. A esto le debemos sumar que ningún país estaba preparado para el impacto de una agresión como esta. Ni siquiera las leyes fundamentales, constitucionales, contemplaban este nuevo escenario.

Es evidente que vivimos una época de incertidumbre y confusión jurídica. Vemos decisiones de órganos judiciales basadas en la legislación vigente que contradicen las decisiones de las consejerías de salud. ¿Cómo salvaguardar las libertades individuales cuando las decisiones a tomar las cuestionan? Existen personas que están convencidas de que su libertad está…por encima del bien común. Y esas personas niegan la vacuna y llenan las UVIs. Su argumento también se apoya en la maraña legal que regula las situaciones de catástrofe.

Naturalmente. ¿Desde cuándo quienes dictan normas que afectan a los colectivos, a la sociedad en sus derechos, provienen de las administraciones sanitarias? Los Tribunales Superiores de Justicia que contravienen en sus dictámenes las indicaciones de Salud Publica y lo ponen así de manifiesto: nuestras leyes no están preparadas para una catástrofe sanitaria con repercusiones a múltiples niveles.

Antes de escribir algunas ideas, es tremendamente desolador observar lo que dicen y qué les preocupa a quienes nos gobiernan y los señores de la Oposición. No me corresponde juzgar o siquiera calificar a ninguno de ellos. Pero si quiero dejar constancia de mi sentimiento. Profunda tristeza por el nivel que esta demostrando el colectivo de nuestros lideres políticos. Decir también que, dentro de esta gran crisis de salud, de colapso económico y de futuro tan incierto, no puede entenderse que la actividad del Senado y del Congreso de los Diputados sea mínima y que muchos…estén ¡de vacaciones!. Da una impresión lamentable. Como entender entonces  que medidas toma al Gobierno (son las Comunidades Autónomas quienes legislan),  donde no parece funcionar un Comité de Crisis (quizá existe y no lo sabemos) o sea la Oposición, de la que no es necesario emitir calificativos sobre su sensibilidad e inquietud por lo que esta ocurriendo en nuestra sociedad.  El Consejo Interterritorial de Sanidad no parece ser ese Comité de Crisis.

Reconocer el problema y su dimensión es el primer paso para tomar decisiones y hacer propuestas: 

1.- Es necesario que se elabore una nueva Ley que reemplace la Ley Orgánica 4/1981, de 1 de junio, de los estados de alarma, excepción y sitio. 

2.- Necesitamos información veraz y profesionalmente diseñada para la situación de catástrofe sanitaria en que nos encontramos, que se mantiene y podría empeorar. No se trata de que disminuyen los fallecimientos. Tenemos que darnos cuenta del hecho de siguen ocurriendo esas muertes, que se suman claro esta a las que ocurren por otras causas. Aun entendiendo que debe evitarse la alarma social, lo que ocurre puede describirse como una anestesia de las consciencias de muchas personas.

3.- Sean cuales fueren las decisiones que deben adoptarse desde los gobiernos, deben venir de los expertos y tener base científica. No podemos permitirnos el lujo de que sean decisiones políticas. 

4.- Tenemos que darnos cuenta de que,  seamos o no guiados por gobiernos competentes, tenemos ante nosotros un fenómeno nuevo. Ha aparecido un germen que vive en este planeta, resistente, ajeno a nuestras discusiones sobre los derechos civiles, individuales, legislación…y que sigue su curso. 

5.- No podemos mantener las mismas reglas que rigen la economía en el mundo. Es necesario cambiarlas y preparar nuestra sociedad para un nuevo escenario.

6.- No podemos mantener un sistema electoral y representativo en el que ninguno de quinees hemos votado ha demostrado estar a la altura: ni en los tiempos de bonanza ni, es desolador decirlo, tampoco cuando existe una catástrofe que nos destroza sanitaria y económicamente.

Lector, cuando leas esto, por favor, piensa en que es imprescindible mantener el tejido social y la estabilidad económica de nuestra sociedad, de nuestro país y, para eso, mantener el sistema actual es simplemente, autodestructivo.

Raúl Ramos de la Plaza

            17-8-21

EMOCIONES CONTRADICTORIAS

Este fin de semana tuve dos emociones contradictorias.

Tuve la oportunidad de disfrutar en el mismo día de la presencia en mi casa de mi padre, de 94 años de edad, y de mi nieto, con poco más de dos años. Circunstancia que se producía por primera vez desde el nacimiento de ese último.

Tuve también, en distintos momentos del día, que llevarlos al baño para ayudarles a hacer pis y, en ambos casos, percibí de ellos sendos agradecimientos, pero tengo que reconocer que mi sentimiento era diferente en cada uno de ellos.

Sin que mediara palabra en momento alguno, en cierta forma notaba en la cara de mi nieto una mezcla de agradecimiento y orgullo por la superación que estaba realizando al abandonar sus pañales y enfrentarse a ese monstruo tan grande que es el inodoro. Mira abuelo (parecía decir), qué mayor soy. Y yo estaba contento por estar ahí con el ayudándole a superar uno de esos “grandes obstáculos” con los que se está enfrentando a la vida.

También sin que mediara palabra, noté en la cara de mi padre una mezcla de agradecimiento por la ayuda prestada, pero, al tiempo, de enorme tristeza por sus dificultades físicas para realizar algo que había sido tan cotidiano como ir al baño. Yo estaba contento por estar ahí para prestarle ayuda, pero sensible a la vez por su parte de tristeza, sin poder evitar la sensación que me embargaba al notarme mucho más cerca de la situación de su situación que de la de mi nieto.

Esas emociones han dado paso a un pensamiento sobre la situación vivida, que, al unirse, dan lugar a un sentimiento que me hace tomar consciencia de una realidad. Seguramente ya no diga en adelante con tanta alegría, como hago ahora, “yo no soy consciente de la edad que tengo”, y seguramente coloque en su sitio esos achaques físicos y esas “lagunillas” mentales que hasta ahora estaban por ahí sin “clasificar”.

Asumo el paso del tiempo, que es natural, y siempre ha existido, desligándome cada día un poco más de lo que fue y no volverá. Mientras, espero poder seguir ayudando y confío en que tarde un poco esa frase de mi nieto, que ya está por llegar,  “venga abuelo, que yo te ayudo”.

José García Cortés

       5-8-21

LA PATERNIDAD RESPONSABLE

No es un juego de niños

Vivir en sociedad no tiene solamente un sentido gregario simple, sino que es la estrategia que nuestra especie ha elegido (consciente o inconscientemente) para garantizar nuestra supervivencia.

Para conseguirlo, hay una serie de reglas sociales, unas escritas y otras no, que nos proporcionan una serie de derechos y obligaciones o responsabilidades. Por cierto, se habla mucho de los primeros y no tanto de las segundas.

Ese conjunto de normas sociales (familiares, locales, nacionales o supranacionales) son necesarias para lograr una mejor convivencia social y, hasta ahora, el progreso humano.

Vivir en sociedad nos aporta una serie de derechos, pero normalmente no son gratuitos y requieren, como contraparte, de una obligación y la responsabilidad de cumplir dicha obligación.

 
Por tanto, la responsabilidad social no es un agregado más, sino que siempre ha existido desde que vivimos en sociedad (más o menos explicitada), la diferencia es que ahora ya es habitual pedir que esa responsabilidad sea explícita (los derechos de la mujer, los del niño, de los animales, del medio ambiente, etc.).

En este escrito quiero tratar un tema, siempre conflictivo, que es el de la paternidad (en sentido genérico, es decir, el padre, la madre y el “otre”). Y digo que siempre es difícil porque los hijos y la familia no solo tiene que ver con los aspectos biológicos o legales, sino también con parte del modelo organizativo de sociedad, y, además, están influidos o afectados por las experiencias propias, por otras causas sociales del entorno en el que vivimos, por creencias religiosas o por enfoques filosóficos.

Antes de seguir, es necesario advertir que un “artículo al uso” suele tener página y media o poco más de dos a lo sumo.  En esta ocasión me he venido arriba y he parido una cosa escandalosa, por lo que voy a utilizar el comodín del nombre del blog para largar un “tocho articulero” de un montón de páginas. Lo que viene siendo, “políticamente incorrecto”.

Para quien tenga premura de tiempo, mejores cosas que hacer, o sencillamente no le de la real gana, resumiré la cosa diciendo que, a mi entender, el concepto de paternidad responsable es una de las piezas del engranaje social que no siempre tiene el eco que debiera teniendo en cuenta la transcendencia que tiene en la sociedad, tanto en el presente como en su evolución futura.

A modo de síntesis, y como si fuera un titular, resumiré mis conclusiones diciendo que: los que no vayan a ejercer una paternidad responsable, no deberían ser padres. Esa sería una de las obligaciones que deberían exigirnos, tanto a título personal como componentes de esta sociedad mundial de la que formamos parte. No sería mala idea que, igual que nos examinan para el carnet de conducir, para finalizar estudios o sacar una oposición, por ejemplo, existieran pruebas que de alguna forma nos “garantizaran”, a nosotros mismos y a la sociedad, que podamos ser padres de forma responsable, o al menos, minimizar el riesgo de que no lo seamos.

Y ahora, a los que se atrevan a seguir leyendo, alabo su temeridad, pero advertidos quedan.

La falta de paternidad responsable me parece un problema grave, muy grave, a nivel individual y a nivel mundial y quiero compartir mis inquietudes con todos los que pueda para que, aquellos que estén de acuerdo ayuden a difundirlo (con objeto de que entre todos tomemos verdadera consciencia de su transcendencia) y para que aquellos que consideren que no es tanto, compartan conmigo sus argumentos para apaciguar este desasosiego.

Desde un punto de vista simple podríamos decir que para ser padre o madre solo hace falta haber engendrado o parido uno o más hijos. Aunque, desde un punto de vista legal, habría que añadir también a los adoptados.

Pero una cosa es la paternidad (concepto que procede del latín y que se refiere precisamente a la condición de ser padre) y otra muy distinta la paternidad responsable.

Lamentablemente, no todos los niños nacen en familias que estén dispuestas a quererlos y criarlos con paciencia y atención (independientemente de que puedan estar formado por uno o dos hombres, una o dos mujeres, o bien por un hombre y una mujer), o incluso, siendo deseados, no todos son traídos al mundo por personas que “pueden” hacerlo, es decir, que cuentan con conocimientos y recursos mínimos para garantizarles una infancia “decente” y un futuro con razonables probabilidades de prosperar y ser felices.

La falta de paternidad responsable tiene impactos en el corto y en el largo plazo, y no solo en la relación directa de los padres con su progenie, sino que incide en el resto del colectivo más directo, familia, también en el colectivo social del que se forma parte (municipio, región, país), e, incluso, para el mundo entero y la propia supervivencia de nuestra especie.

Las responsabilidades de los mayores hacia los menores están recogidas en la declaración de los derechos de los menores por parte del mayor organismo internacional, la ONU,  y en ellos podemos ver que hay unas responsabilidades muy directas por parte de los progenitores, y otras que lo son por parte de las autoridades que gobiernan los diferentes niveles de la sociedad en la que vivimos.  

Los derechos son normas que fundamentalmente se deben hacer cumplir para garantizar el bienestar psicológico, emocional y jurídico de cualquier persona en cualquier sociedad o nación. En el caso de los niños más concretamente los derechos de los niños deben ser tomados con mucha más atención, ya que éstos no tienen capacidad para poder hacer cumplir los derechos mismos, son los padres o el Estado quienes tienen que cumplir o abogar por que se cumplan estos derechos.

Es el 20 de noviembre de 1959 cuando la ONU recoge los derechos y obligaciones de los niños. Surge a partir de las arbitrariedades, terrores y vejaciones sufridas en la primera y segunda guerra mundial, donde además los niños fueron los más perjudicados por la misma guerra y todas las atrocidades que la rodearon.

Principio 1

El niño disfrutará de todos los derechos enunciados en esta Declaración. Estos derechos serán reconocidos a todos los niños sin excepción alguna ni distinción o discriminación por motivos de raza, color, sexo, idioma, región, opiniones políticas o de otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento u otra condición, ya sea del propio niño o de su familia.

Principio 2

El niño gozará de una protección especial y dispondrá de oportunidades y servicios, dispensando todo ello por la ley y por otros medios, para que pueda desarrollarse física, mental, moral, espiritual y socialmente en forma saludable y normal, así como en condiciones de libertad y dignidad. Al promulgar leyes con este fin, la consideración fundamental a que se atenderá será el interés superior del niño.

Principio 3

El niño tiene derecho desde su nacimiento a un nombre y a una nacionalidad.

Principio 4

El niño debe gozar de los beneficios de la seguridad social. Tendrá derecho a crecer y desarrollarse en buena salud; con este fin deberán proporcionarse, tanto a él como a su madre, cuidados especiales, incluso atención prenatal y postnatal. El niño tendrá derecho a disfrutar de alimentación, vivienda, recreo y servicios médicos adecuados.

Principio 5

El niño física y mentalmente impedido o que sufra algún impedimento social debe recibir el tratamiento la educación y el cuidado especiales que requiere su caso particular.

Principio 6

El niño, para el pleno y armonioso desarrollo de su personalidad necesita amor y comprensión. Siempre que sea posible, deberá crecer al amparo y bajo la responsabilidad de sus padres y en todo caso, en un ambiente de afecto y de seguridad moral y material; salvo circunstancias excepcionales, no deberá separarse al niño de corta edad de su madre. La sociedad y las autoridades públicas tendrán la obligación de cuidar especialmente a los niños sin familia o que carezcan de medios adecuados de subsistencia Para el mantenimiento de los hijos de familias numerosas conviene conceder subsidios estatales o de otra índole.

Principio 7

El niño tiene derecho a recibir educación, que será gratuita y obligatoria por lo menos en las etapas elementales. Se le dará una educación que favorezca su cultura general y le permita, en condiciones de igualdad de oportunidades desarrollar sus aptitudes y su juicio individual, su sentido de responsabilidad moral y social y llegar a ser un miembro útil de la sociedad.

El interés superior del niño debe ser el principio rector de quienes tienen la responsabilidad de su educación y orientación dicha responsabilidad incumbe, en primer término, a sus padres.

El niño debe disfrutar plenamente de juegos y recreaciones, los cuales deben estar orientados hacia los fines perseguidos por la educación; la sociedad y las autoridades públicas se esforzarán por promover el goce de este derecho.

Principio 8

El niño debe, en todas las circunstancias, figurar entre los primeros que reciban protección y socorro.

Principio 9

El niño debe ser protegido contra toda forma de abandono, crueldad y explotación. No será objeto de ningún tipo de trata.

No deberá permitirse al niño trabajar antes de una edad mínima adecuada; en ningún caso se le dedicará ni se le permitirá que se dedique a ocupación o empleo alguno que pueda perjudicar su salud o su educación, o impedir su desarrollo físico, mental o moral.

Principio 10

El niño debe ser protegido contra las prácticas que puedan fomentar la discriminación racial, religiosa o de cualquiera otra índole. Debe ser educado en un espíritu de comprensión, tolerancia, amistad entre los pueblos, paz y fraternidad universal, y con plena conciencia de que debe consagrar sus energías y aptitudes al servicio de sus semejantes.

Es evidente que, formando parte de una sociedad, como formamos, haya una parte de los derechos de los niños (obligaciones de una paternidad responsable) que deba estar garantizado por los progenitores, y otros que para que se puedan llevar a término es necesario que se faciliten recursos desde los poderes públicos (locales, nacionales o supra-nacionales), es decir, medios y legislaciones adecuadas.

Pero los diferentes “niveles” están totalmente interelacionados y tienen fronteras muy delgadas en la mayoría de las ocasiones. En todos los casos, las actuaciones, en cualquiera de ellos, producen efectos (positivos o negativos) sobre las personas y la sociedad tanto a corto plazo como a largo plazo, como iremos viendo.

PRIMER NIVEL:  Responsabilidad INDIVIDUAL

Me refiero en primer lugar a la responsabilidad primaria de los progenitores desde que han tomado la decisión de traer al mundo a un niño.

Las reflexiones previas para ejercer después una paternidad responsable deberían girar en torno a estos dos tipos de cuestiones:

  1. La primera sería: ¿quiero traer una criatura al mundo?. Es lo que podríamos llamar una “paternidad consciente”. Con esta primera reflexión trataríamos de entender los motivos y sentimientos que nos mueven a tenerlos y criarlos. Ser consciente de los motivos, y que estos sean sólidos, suele dar la consistencia y la fuerza necesaria que hace falta en los momentos difíciles de la crianza, que no suelen ser pocos.

Una de la respuesta podría ser, simplemente, por “normas sociales” y culturales. La mayoría de la gente que conocemos y la mayoría de la gente a la que no conocemos, lo hace. 

Otra podría ser “por necesidad”. En España y ahora, estamos en un país que pertenece a Europa y en el en que nuestras necesidades básicas están cubiertas (estoy generalizando), pero a lo largo de nuestra historia como país, y también en la actualidad en muchos millones de familias, la gente tiene o ha tenido hijos por necesidad económica, para trabajar en los campos o con el ganado, por ejemplo.

No descartemos tampoco los motivos religiosos (especialmente de las dos principales religiones del mundo), en las que los hijos no dejan de ser “un regalo de Dios”.

Cabría también obtener como respuesta la de que, como especie, tenemos el impulso evolutivo de reproducirnos y queramos realizar nuestra aportación a la supervivencia de la especie.

Y de otros muchos, seguramente no obtendríamos respuesta.

La anterior reflexión podría llegar a explicar el impulso personal por el que las personas deciden/decidimos generar más personas, pero esto solo sería parte de la ecuación, la que justificaría la parte relacionada con la paternidad a secas, pero para que sea una “paternidad responsable”, hace falta hacerse también:

2. la segunda pregunta, y ésta es ¿puedo traer una criatura al mundo?, porque es responsabilidad primaria de los padres, no solo favorecer su nacimiento, sino proporcionarle una vida digna, una buena alimentación y educación.

De todos es sabido que la paternidad juega un papel especialmente importante durante los años de crianza hasta el punto que condiciona el futuro de la persona. Una mayor implicación de los padres en el cuidado de sus hijos tiene, sin duda, un efecto profundo sobre los niños, estimulando su crecimiento saludable y el desarrollo de la empatía y otras aptitudes sociales. También fomenta un mejor rendimiento académico, a la vez que disminuye la tasa de abandono de los estudios. Los hijos de padres activos tienen menos problemas emocionales y menor riesgo de que se involucren en actividades delictivas en el futuro.

Si las figuras de sus mayores no les ofrecen el amor y los cuidados necesarios, pueden producirse heridas imposibles de borrar, y, de hecho:

  • Hay estudios (King’s College de Londres, o los publicados en el  British Journal of Psychiatry) que vienen a demostrar que los niños “tristes” o “infelices” tenían cinco veces más posibilidades de tener depresión y de ausentarse del trabajo por enfermedad al llegar a la vida adulta.
  • En casos de infancias más traumáticas, las ciencias psicológicas y forenses evidencian que en muchos casos la criminalidad de hoy es fruto de un pasado traumático.

Es decir, no dedicarle el amor y la atención material que los hijos requieren, puede:

  1. Originar un daño directo e individual al niño en sus años de crianza (falta de amor propio, inseguridad, carencia de respeto por los límites y por la autoridad en general, …..).
  2. Otro daño indirecto a la sociedad al aportar un porcentaje de la población que finalmente terminarán siendo unos inadaptados o, incluso, delincuentes.

La familia, en contra de lo que mucha gente piensa, es el primer pilar de la educación de los niños y por educación me estoy refiriendo a un concepto más amplio que el de la pura adquisición de conocimientos. En su seno se adquieren los principales valores y virtudes que deben ser el soporte para el desarrollo del niño y su adecuada convivencia en sociedad.

Y enlazando con lo anterior, me gusta incluir dentro de este primer nivel de responsabilidad, la falta de autoridad que se está observando en las sociedades desarrolladas en la crianza de los críos que motiva que éstos se conviertan en reyes (síndrome del emperador) algo que llega a la adolescencia y que hace que los jóvenes del futuro sean incapaces de enfrentarse al fracaso y a la frustración.

Esta situación la ponen de manifiesto ejemplos como el último informe de The family Watch o, el juez de menores de Granada Emilio Calatayud, quienes indican que “los padres no hemos encontrado el término medio a la hora de educar a los hijos. Pasamos poco tiempo con ellos y no queremos emplearlo en prohibiciones”. 

  • Antes, cuando un niño se berreaba porque no quería una comida, sus padres lo forzaban a tomarla o se le guardaban para que las tomara a la cena o a la comida del día siguiente. Ahora, cuando no quiere una comida, se le prepara otra.  
  • Antes, la mayoría de los niños, cuando llegaban a casa, no comentaban siquiera que el profesor le había regañado o castigado porque sabía que los padres darían la razón al profesor. Ahora, lo cogen de la mano y se van al colegio a poner al profesor de vuelta y media.
  • Antes, cuando un niño se portaba mal, se le daba un pescozón y no pasaba nada, ahora hay que pensárselo porque te pueden denunciar al defensor del menor.
  • Antes, cuando un niño se presentaba a final de curso con muchos suspensos, ardía Troya en casa. Ahora lo importante es que pase de curso después de haber descansado adecuadamente durante el verano.

Y no, no pienso que antes se hacían las cosas mejor y ahora todo se arregla enviándolos al rincón de pensar, ni mucho menos, pero sí es cierto que nuestra sociedad y cualquier otra que progrese en el “estado del bienestar”, genera una relajación en los valores relacionados con el esfuerzo y el respeto que repercuten negativamente sobre la sociedad y ensombrecen el futuro.

Estas actitudes se convierten en una perdida de respeto a sus padres y a sus profesores y sin autoridad no hay educación ni hay personas preparadas para la convivencia, como estamos observando en nuestra juventud en los últimos años en su comportamiento  en los botellones (España es uno de los países donde antes se empieza a beber, a los 12 ó 13 años se toman la primera copa y a los 15 lo hacen de manera habitual), como lo estamos observando en multitud de ejemplos en esta pandemia o en las actitudes relacionadas con el trabajo (los famosos NINIs).

¿Estamos criando a una generación de inútiles?. Tendríamos que preguntarnos si los padres hemos pasado de enseñarles a creer en sí mismos para convertirnos en padres “helicóptero” que sobreprotegemos a los hijos a toda costa.

Se está generando un magnífico colectivo susceptible de ser colonizado por personas de otras procedencias que, aunque con menor preparación, llegan ávidos movidos por un espíritu de mejora y supervivencia.

Intuyo que, en el pasado, en la caída de los grandes imperios, algo tiene que ver con el estado del bienestar, con estar gordos y orondos y con la relajación de las normas sociales.

SEGUNDO NIVEL:  Responsabilidad SOCIAL

El segundo nivel, el de los gobernantes, es esencial también, porque han de procurar :

  1. los medios educativos, sanitarios, de seguridad, etc. para que los padres puedan ejercer adecuadamente sus obligaciones.
  2. La tutela necesaria para cuando la responsabilidad primaria de los padres no se ejerza
  3. Las legislaciones necesarias para que, al amparo de su marco, todo lo demás sea posible.

En mi opinión, especial importancia tiene la responsabilidad de la educación de los niños, en la que los gobernantes tienen que completar la acción de la familia.

En este nivel se incardinan los otros dos ejes de la educación:

  1. La escuela. Dando igual que sea pública, privada o mixta. Esta institución es otro pilar fundamental para el desarrollo de los individuos, pero para que este proceso sea eficaz debe existir un trabajo colaborativo y cooperativo entre la familia y la escuela. Desgraciadamente, cada vez hay más despreocupación de los primeros hacia los segundos, cuando no sentimientos en contra de los formadores que ven mermada su autoridad frente al alumnado.
  • El/los Gobiernos. Que constituyen el pilar que dictan las pautas, ponen medios económicos y, en definitiva, propician que la relación entre los otros pilares sea posible. Obviamente, para que este pilar lo sea verdaderamente, hay que tener la suerte de tener unos gobernantes que no sean sectarios ni descerebrados. Hay que tener gobernantes que apoyen verdaderamente a la escuela con medios técnicos, económicos y normativos (“morales”) y que propicien que el primer nivel, es decir, los padres, ejerzan realmente su responsabilidad.

Realizado este tránsito sobre la educación, hay que reconocer que los estados, generalmente los desarrollados, realizan un notable trabajo en lo referente a la tutela legal de los menores de edad no emancipados, en los que, por causa de abandono o fallecimiento, no se encuentran bajo la patria potestad de sus progenitores.

Los derechos de los niños forman parte fundamental para el crecimiento y la construcción de una mejor sociedad en el futuro y para la propia supervivencia de nuestra especie. La construcción de recomendaciones, estatutos o leyes,  adecuadas y coherentes es crucial para que los padres (los responsables) puedan hacer cumplir estos derechos.

Y si, también para esto necesitamos la suerte de tener gobernantes que no sean sectarios ni descerebrados. Antes, los jóvenes menores de 21 años primero y 18 años después, eran menores con todas las consecuencias y por ello, permanecían bajo la potestad de sus padres.

Ahora, al menos en España, un menor de 18 años no puede votar, ni sacarse el carnet de conducir, ni puede ir a una excursión sin la autorización de sus padres, pero puede practicar el sexo desde los 16, pueden adquirir la píldora del día después, y ahora, si alguien no lo remedia, podrá llegar Paco a su casa y decir a sus padres que se llama Lola…

Cuando los gobernantes, presumiendo de “progresía” dictan normas poco coherentes entre ellas, que no invitan a que los distintos pilares de la sociedad ejerzan de verdad sus derechos y sus obligaciones, lo único que estamos haciendo es incubar un deterioro en el colectivo que tendrá su reflejo transcurrido algunos años y que después tendrá mala solución.

A ambos dos, a los Padres y a los Gobernantes corresponde la responsabilidad de cubrir los derechos de los niños, para que tengan una infancia feliz y sean el día de mañana personas aptas para la vida en sociedad, pero igual de importante, y forma parte de esa responsabilidad primaria y compartida, de hacerles conocedores y exigir el cumplimiento de los deberes de los menores.

Hoy en día, si hiciéramos una encuesta entre padres y niños, más o menos completa, más o menos ordenada, todos terminarían enunciando la mayoría de los derechos. ¿Y si hacemos una encuesta con las obligaciones?, ¿saldrían también?, porque resulta que los menores son corresponsables (en función de su edad, lógicamente) de las sociedades en las que participan, y por tanto, titulares de derechos y también de deberes, y me fijo especialmente en el colectivo de adolescentes, y no solo de nuestro país.

La Ley dice que los poderes públicos promoverán la realización de acciones dirigidas a fomentar el conocimiento y cumplimiento de los deberes y responsabilidades de los menores en condiciones de igualdad, no discriminación y accesibilidad universal. Pero la verdad es que promover, lo que se dice promover, no veo que se promueva mucho.

En España tenemos Ley Orgánica 1/1996, de Protección Jurídica del Menor:

Deberes relativos al ámbito familiar.

1. Los menores deben participar en la vida familiar respetando a sus progenitores y hermanos, así como a otros familiares.

2. Los menores deben participar y corresponsabilizarse en el cuidado del hogar y en la realización de las tareas domésticas de acuerdo con su edad, con su nivel de autonomía personal y capacidad, y con independencia de su sexo.

Deberes relativos al ámbito escolar.

1. Los menores deben respetar las normas de convivencia de los centros educativos, estudiar durante las etapas de enseñanza obligatoria y tener una actitud positiva de aprendizaje durante todo el proceso formativo.

2. Los menores tienen que respetar a los profesores y otros empleados de los centros escolares, así como al resto de sus compañeros, evitando situaciones de conflicto y acoso escolar en cualquiera de sus formas, incluyendo el ciberacoso.

3. A través del sistema educativo se implantará el conocimiento que los menores deben tener de sus derechos y deberes como ciudadanos, incluyendo entre los mismos aquellos que se generen como consecuencia de la utilización en el entorno docente de las Tecnologías de la Información y Comunicación.

Deberes relativos al ámbito social.

1. Los menores deben respetar a las personas con las que se relacionan y al entorno en el que se desenvuelven.

2. Los deberes sociales incluyen, en particular:

a) Respetar la dignidad, integridad e intimidad de todas las personas con las que se relacionen con independencia de su edad, nacionalidad, origen racial o étnico, religión, sexo, orientación e identidad sexual, discapacidad, características físicas o sociales o pertenencia a determinados grupos sociales, o cualquier otra circunstancia personal o social.

b) Respetar las leyes y normas que les sean aplicables y los derechos y libertades fundamentales de las otras personas, así como asumir una actitud responsable y constructiva en la sociedad.

c) Conservar y hacer un buen uso de los recursos e instalaciones y equipamientos públicos o privados, mobiliario urbano y cualesquiera otros en los que desarrollen su actividad.

d) Respetar y conocer el medio ambiente y los animales, y colaborar en su conservación dentro de un desarrollo sostenible.

Y si las cosas no están claras en la Ley del Menor, podemos “promover” el contenido del artículo 155 del Código Civil que nos dice:

  • Los hijos deben obedecer a sus padres mientras permanezcan bajo su potestad y respetarles siempre.
  • Contribuir equitativamente, según sus posibilidades, al levantamiento de las cargas de la familia mientras convivan con ella.

TERCER NIVEL:  Responsabilidad PLANETARIA

La mayoría de estas reflexiones que hemos realizado, serían válidas para aquellos padres que han decidido querer traer una criatura al mundo pero no les dedican todo el amor y los cuidados necesarios. ¿Qué pasa ahora con todas las personas que a pesar de NO poder traer una persona al mundo lo hacen?

Y ya ni siquiera valen los motivos religiosos porque el Papa Francisco dijo que para ser buen católico no hay que tener hijos ‘como conejos‘. El Papa Francisco también habla de una “paternidad responsable”, porque una paternidad irresponsable, cuando no se disponen de los medios económicos o psicosociales adecuados, solo pueden traer dos cosas:

  1. Pobreza. Siempre que hablamos de pobreza nos vienen las imágenes de países africanos, de América del Sur, de la India,…. Pero en los países ricos también hay pobreza, aquí en España tenemos pobreza, y, ésta, es la mayor causa de hambre en el mundo.

Son diversas las causas que originan pobreza en el mundo y unas son más difíciles de evitar/mitigar, como las guerras o las catástrofes naturales, pero otras deberían poder evitarse mejor, como es el desgobierno de muchos países (que en la mayoría de los casos se corresponden con antiguas colonias entregadas precipitadamente), aunque para ello se tendría que producir una intervención de la comunidad internacional a través de órganos supranacionales.

Está bien, muy bien, que se ayude a los países pobres, pero habría que analizar la efectividad de tanta organización humanitaria que hay ahí por el mundo, y las consecuencias finales de aquella que realmente llega. Si no se atacan los orígenes de los problemas, se genera una dependencia en los países pobres que no tiene fin.

Uno de los problemas que generan pobreza en el mundo es el de la paternidad responsable, aunque hay que comprender que se trata de un problema complejo porque el principio de solución solo podrá venir de la acción conjunta en tres niveles:

  • Individual. Paternidad responsable. Si no estoy en condiciones de atender a un niño no lo debo traer. Pero claro, esto que se dice muy fácil, necesita detrás una labor divulgativa y una serie de medios económicos y técnicos que permitan al individuo “ser responsable” y eso corresponde a los gobiernos, propios y terceros.
  • Gubernamental. Estimular la paternidad responsable. La labor gubernamental debe cubrir los medios necesarios para conseguir una paternidad responsable en su país y debe ser receptivo y atender los requerimientos de los órganos mundiales en este sentido.
  • Mundial. Son los que deben promocionar y financiar las campañas de formación y distribución de los medios necesarios para que los gobiernos nacionales implementen las medidas que contribuyan a conseguir una paternidad más responsable.

En un mundo cada vez más interconectado, focos importantes de pobreza generan movimientos migratorios que, además de provocar más sufrimiento a las personas que participan de esos movimientos, generan desequilibrios en las sociedades receptoras.

  • Sobrepoblación.

Menos de 800 millones de personas poblaban la Tierra a mediados del siglo XVIII. Hoy, apenas 250 años después, somos más de 7.900 millones y continuaremos creciendo hasta 2050 al menos 2.000 millones más.

Esta explosión demográfica ha sido propiciada, en pocos años (si lo comparamos con el tiempo que el ser humano apareció en la Tierra), debido a una serie de “revoluciones”, la industrial, la médica, agrícola, tecnológica, etc., que han propiciado el aumento de los nacimientos, al tiempo que una disminución en el ritmo de mortalidad, que hacen incesante el incremento de la población en el mundo.

El otro día, hablando con mi amigo, Ignacio, de este tema me decía que a lo mejor teníamos poca fe en el ser humano, que seguramente en el siglo XVIII ya habría gente que se preguntaría que era demasiada población para este planeta, y que nuestra capacidad tecnológica encontrará solución para los problemas que nos empiezan a acuciar a nivel global.

Puede perfectamente tener razón, y seguramente yo soy un poco “cagamandurrias” con poca fe en el prójimo. Pero lo cierto es que yo me planteo estos problemas con 7.100 millones de habitantes más que aquel otro “cagamandurrias” del XVIII.

El aumento de la población tiene una serie de consecuencias directas, perfectamente observables todas ellas tales como:

  • Agotamiento de los recursos naturales. Tierra, agua, minerales,…
  • Degradación del medioambiente. Contaminación océanos, del aire, residuos,….
  • Aumento del desempleo, falta de escolarización, hambre.
  • Alta concentración de gente en entornos urbanos no adaptados para garantizar unas buenas condiciones de vida para su creciente número de habitantes.
  • La despoblación de las zonas rurales, cuyo ecosistema empeora ahora sin el cuidado del ser humano.
  • …………

La superpoblación es, por lo tanto, uno de los mayores desafíos a los que ya se enfrenta la humanidad y que amenaza el futuro más próximo de todo el planeta en términos económicos, ambientales y sociales. Y una de las causas de que esto suceda es el origen de todo ello se encuentra una paternidad irresponsable. Hay páginas en internet que nos dan en tiempo real la población mundial y la verdad es que va tan rápido que cuesta trabajo medir el crecimiento.

En mi medición, lo que me ha salido es:

  •             3 nacimientos por segundo, es decir:
  •         180 por minuto
  •   10.800 por hora
  • 259.200 diarios

Ha habido algunas iniciativas internacionales con el uso de anticonceptivos en países africanos y sudamericanos, pero nada que obtuviera resultados consistentes.

Si fue una medida efectiva en su momento la adoptada por China en 1979 de un hijo por pareja o política de hijo único, ahora modificada. Podemos estar de acuerdo o no, pero no dejó de ser una actuación “responsable” ante una situación que les conducía a un destino todavía peor.

Ya se, ya se,… Es que en China, se hacen estas cosas por la falta de libertades individuales y esas cosas….. No digo que esa sea una buena solución y ni siquiera una solución (de facto la tuvieron que rectificar), solo digo que se pueden hacer cosas siempre que haya una acción coordinada:  Organismos supranacionales à Naciones à individuos.

En todo caso, acabamos de ver con esta pandemia que, cuando la supervivencia se siente amenazada, se toman medidas que, en beneficio del colectivo, coartan las libertades individuales…. Ahí lo dejo.

No obstante, hay alguna información esperanzadora en relación con el exceso de población en el mundo, ya que según publica la BBC, que se hace eco de un estudio publicado también en la revista médica The Lancet en julio de 2020, casi todos los países del planeta podrían ver una gran reducción de sus poblaciones en las próximas décadas.

Con el censo más reciente según la ONU, países que suponen cerca del 50% de la población mundial actual, en algunos países ya hay perspectivas de reducción para finales de siglo:

  • China Hoy el país más poblado del mundo con 1.400 millones, se estima que podría reducirse hasta 732 millones para 2.100.
  • India  Superará a China como el país más poblado del mundo para finales de este siglo, pero, según el estudio, se espera posteriormente que el tamaño de su población disminuya de 1.300 millones en 2017 a menos de 1.100 millones a fines de siglo.
  • Brasil El estudio proyecta que la población de Brasil pasará de 211 millones en 2017 a menos de 164 millones en 2100.
  • Japón Con una población de 125 millones se pronostica una reducción a la mitad para finales de siglo.
  • Irán Con 84 millones de habitantes, también se espera vea una disminución significativa de su población para finales de siglo.
  • Italia  Con una población de 59 millones, también se espera una reducción del entorno al 50% para finales de siglo.

 

Sin embargo, en el otro lado de la balanza, la población del África subsahariana se espera que triplique su tamaño, a más de 3.000 millones para 2100, convirtiéndose Nigeria en el segundo país más poblado del mundo, con 791 millones de personas.

El propio Ministro de Finanzas nigeriano ha manifestado: “Tenemos muchas familias que ni siquiera pueden alimentar a los niños que tienen, por no mencionar una buena atención médica o incluso para brindarles una educación de buena calidad”.

La responsabilidad social es un término que se refiere a la carga, compromiso u obligación, de los miembros de una sociedad ya sea como individuos o como miembros de algún grupo, tanto entre sí como para la sociedad en su conjunto.

Es necesario reflexionar sobre la responsabilidad social que cada uno tiene en la sociedad, ya sea como individuos o como miembros de algún grupo y tanto entre sí como para la sociedad en su conjunto.

Y como he dicho, está muy bien las acciones individuales y los apoyos a ONG’s con acciones altruistas movidos por la conciencia individual, pero tenemos también la obligación de apoyar acciones que, con visión más global, estimulen el comportamiento responsable, en general, y el de la paternidad en particular.

Ya se que las soluciones son difíciles, duras, políticamente incorrectas y todas ellas, a largo plazo, pero empezando por los organismos internacionales, y siguiendo por cada uno de los países hasta llegar a la ciudadanía, si queremos reducir tanto sufrimiento como se produce a diario y reducir los riesgos globales que nosotros mismos generamos con nuestro comportamiento y amenazan a nuestra especie.

José García Cortés

       1-8-21

CASI NADA ES POR CASUALIDAD

Tengo que reconocer mi admiración por Alemania, país que, si miramos solo la historia más reciente, se la levantado como el ave Fénix tras la devastación de la Segunda Guerra Mundial.

La capacidad de salir adelante, moral y económicamente, de los desastres que originó su insigne dirigente Hitler, es a mi juicio sencillamente digna de admiración.

Es cierto que en el “milagro económico alemán”, tiene bastante que ver el Plan Marshall para Europa, pero la rápida reconstrucción y desarrollo de su economía y de su “regeneración” social, también tiene mucho que ver con los dirigentes que ha tenido. En la actualidad se ha convertido en un país que ha reconocido sus errores del pasado, que ha contribuido como nadie, en sentar bases y poner mecanismos para intentar que nunca más suceda, al tiempo que ha vuelto a convertirse en una potencia mundial, líder indiscutible de nuestra C.E.

Miro el cuadro de los últimos 50 años y la verdad es que quedo abrumado.

Willy Brandt

Fue uno de los grandes protagonistas internacionales del siglo XX y el político que más contribuyó a evitar una tercera guerra mundial.

Fue un símbolo de la socialdemocracia moderna y una llave de la distensión entre este y oeste en la Europa dividida por el Telón de Acero, cuyos méritos le fueron reconocidos con el Nobel de la Paz.

Helmut Schmidt

Posiblemente el político más apreciado de Alemania, que gobernó con determinación y firmeza. Siempre con mano tranquila y espabilada, haciendo siempre lo que él pensaba que era lo más oportuno, cuestión que el pueblo se lo agradecía.

Fue famoso por ser un hombre que siempre decía francamente lo que pensaba, que no se dejan influir, manipular o intimidar por encuestas, barómetros políticos  ni por los medios de comunicación. Era la franqueza, honestidad y sinceridad la que se ganaba el aprecio de la gente. A pesar de sus éxitos y su gran popularidad, Schmidt nunca fue megalómano, ni egoísta y vivió toda la vida en su modesta casa de Hamburgo Langehorn con su esposa.

Como canciller, Schmidt promovió la creación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional y del Sistema Monetario Europeo. También impulsó las primeras elecciones por sufragio universal al Parlamento Europeo en 1979.

Helmut Khol

Estableció, con el presidente socialista francés François Mitterrand, una estrecha colaboración binacional que dio un impulso formidable al eje franco-alemán que produjeron los grandes hitos de la construcción europea en las décadas de los ochenta y noventa del siglo XX: el Acuerdo de Schengen, el Acta Única Europea, el Mercado Interior Único y el Tratado de Maastricht. Y, en paralelo, gestionó las relaciones que fiaban al paraguas estratégico de Estados Unidos y la OTAN la defensa nacional.

Todo ello, además de las tremendas complicaciones y coste de la unificación de las dos Alemanias con la desaparición del muro.  

Gerhard Shroeder

Puso en marcha La Agenda 2010, el paquete de reformas que dio un vuelco radical a la sociedad alemana, siendo la base  para el relanzamiento de la economía alemana y para que pudiese hacer frente con éxito a los retos que surgieron con la crisis financiera y ser la locomotora económica del continente. Así lo reconoció posteriormente su sucesora Ángela Merkel, en un gesto de honestidad política digna de mención.

Angela Merkel

Ha ejercido su liderazgo sin haberse dejado deslumbrar por el poder y conjugando una capacidad de análisis y de escucha fuera de lo común, como así lo han reconocido muchos líderes mundiales.

“Wir schaffen das”. Lo vamos a conseguir. Esta será probablemente la frase con la que Ángela Merkel será recordada con el paso de los años porque encarna un espíritu con el que ha sorteado crisis económicas, migratorias, pandémicas,..y que han permitido que los alemanes cierren filas en torno a su gestión.

Del liderazgo se ha hablado casi todo en la historia de las organizaciones, ya sea social, política y hasta incluso militares.

La historia nos demuestra que donde hay un gran líder, se llevan a cabo importantes proyectos y se alcanzan cotas de desarrollo importantes.

Las comparaciones son odiosas.

José García Cortés

         23-7-21

NO HAY PROYECTO PAÍS

Ya vienen los Reyes, por los arenales, Ya le traen al Niño, cuna y pañales,….  Este es el inicio del famoso villancico popular Ya vienen  los Reyes Magos.

Igual sintonía podríamos entonar ahora cuando contamos por fin con el visto bueno del Ecofín para los primeros 9.000 millones que recibiremos antes de que finalice este mes de julio.

El Sr. Sánchez dejó pasar la oportunidad que supuso la pandemia para realizar unos pactos de estado que hubieran supuesto un menor sufrimiento para el país, y no me refiero solo a las muertes alcanzadas sino, también, a la parte económica.

No, se aferró a los pactos con terroristas, traidores y separatistas, lo que unido a su falta de experiencia en labores de gestión, como a la del equipo de titiriteros que formó, el resultado de la pandemia (que aún no ha finalizado) es que España ha sufrido el mayor desgarro de todos los países desarrollados, tanto en número de víctimas como en crisis económica.

Ahora, gracias a la desgracia del Covid, nos llega una riada de dinero que se supone que es, no solo para que nos recuperemos de la crisis sino para evolucionar nuestro país. Por tanto, ahora el Gobierno tiene dos misiones, la primera conseguir que ese dinero efectivamente se reparta, cosa que con los niveles de eficiencia demostrada por nuestra Administración, no parece cosa fácil (véase resultados con la tramitación de los ERTES y con el Ingreso Mínimo Vital), y, la segunda, es conseguir que ese dinero se invierta bien, es decir, en elementos productivos que de verdad cubran carencias estructurales y nos ayuden a avanzar en cuestiones esenciales para nuestro futuro.

Pero la verdad es que no tengo ninguna confianza en que esto suceda. Por supuesto, tanto dinero servirá para dinamizar la economía, obviamente, pero no así para mejorar en aspectos estructurales porque este presidente, NO tiene proyecto país alguno.

La verdad es que cuando uno se lee el Plan de Recuperación, Transformación y Resilencia (hay que reconocer que tienen imaginación para poner títulos rimbombantes), la cosa pinta bien, incluso llegan a decir que el “Plan de Recuperación es un proyecto de país, que responde a las expectativas y aspiraciones de los ciudadanos españoles y requiere de la colaboración de todas las Administraciones públicas nacionales y europeas, de los agentes económicos y del conjunto de la sociedad”. Pues les habrán recibido alguna iluminación divina para que el plan responda a las expectativas de los ciudadanos, porque no lo han consensuado con nadie.

El problema es que ya nos han demostrado a todos que mienten como bellacos, nunca hacen lo que prometen, procuran mantener todo el nivel de opacidad posible y siempre llegan tarde. Como en la pandemia.

Para empezar, esta primera entrega, que forma parte de los 70.000 millones (que llega sin ninguna condicionalidad) se incorporará a las arcas públicas del país, en un momento en que las CCAA todavía siguen pendientes de mantener una reunión sectorial en la que se les aclare hacia qué proyectos van a ir destinados estos fondos europeos, máxime cuando está previsto en el reglamento de la Comisión que el 50% de los mismos debe ir a manos de las comunidades autónomas.

La falta de transparencia, de vehículos o de mecanismos para el reparto de los fondos está siendo una de las principales críticas sobre la gestión de estas ayudas, por parte de los partidos de la oposición y de los ciudadanos españoles, pero también por parte de los estados miembros por la falta de precisión de los proyectos españoles.

En este sentido, cabe señalar que, España solo ha presentado un “Perte”, el de automoción, pero quedan pendientes los de Salud, el del sector Agroalimentario y, los de sector Aeroespacial y el del Hidrógeno Verde y las Energías Renovables. Y, por si esto fuera poco, aún tenemos pendiente de enviar a Europa reformas laboral y de pensiones, dos reformas imprescindibles para la recepción de los fondos, y que deben estar en Bruselas a más tardar en diciembre de este año. Una más de improvisación.

Si un Presidente de Gobierno tuviera un proyecto país, tendría un PROYECTO EDUCATIVO, sólido, consensuado con la oposición y los principales actores educativos, y no lo que tenemos: fracaso escolar, abandono, mediocridad (en la que llevamos mucho tiempo instalados cómodamente). Solo sufrimos los enfrentamientos entre unos y otros o los vaivenes políticos, sin centrarnos en lo que verdaderamente importa, que son los alumnos, ya que ellos son nuestro futuro.

Si un Presidente de Gobierno tuviera un proyecto país, tendría un PROYECTO LABORAL, como el que, por cierto, nos viene exigiendo Bruselas desde hace tiempo, una reforma laboral “integral y ambiciosa”, que aporten flexibilidad a la contratación, prioridad a los convenios de empresa y que se ataque definitivamente la temporalidad y el paro juvenil. Además, en este apartado laboral, ¿Por qué no crece la productividad en España? ¿Estamos condenados a ser el furgón de cola, la anomalía europea?. Ambos temas, por cierto, exigidos por Bruselas desde hace tiempo.

Si un Presidente de Gobierno tuviera un proyecto país, tendría un PROYECTO JUDICIAL, diferente del de socavarlo (y si por él fuera, defenestrarlo). Así se manifiesta Bruselas sobre el Estado de derecho en España y que lejos de solucionarse, se están convirtiendo en “anomalías institucionales” vulnerables a la politización:

  • Renovación del CGPJ
  • “Independencia” de la Fiscalía, tanto el régimen de nombramiento y la duración del mandato del Fiscal General, así como el registro de las comunicaciones con el ministerio de Justicia.
  • Lentitud de la justicia. Nos siguen aumentando la duración de los procedimientos judiciales en España.

Si un Presidente de Gobierno tuviera un proyecto país, tendría un MODELO TERRITORIAL, menos gordo y orondo, al que no se le viesen las costuras cada vez que vienen mal dadas y en el que los intereses territoriales converjan al bien común de nuestro país en un proyecto de convivencia. Exactamente al contrario, se agrandan las diferencias territoriales a cambio de sus votos para mantener el poder, aún a costa de la estabilidad política.

Si un Presidente de Gobierno tuviera un proyecto país, tendría una ESTRATEGIA CLARA EN LOS PROBLEMAS MEDIAMBIENTALES EN ESPAÑA y no la farfolla que nos presentan en sus proyectos verdes o en la España 2050. ¿se pueden abordar proyectos como la desertización, los planes hidrológicos, la contaminación atmosférica, las energías renovables,….., todas ellas medidas muy costosas y a muy largo plazo, sin un consenso con todas las fuerzas políticas?. Pues eso.

Cuando la lluvia cae sobre un terreno estéril, no surte los efectos beneficiosos de un buen riego. Y nosotros tenemos al frente a quien yo creo un psicópata que, con sus continuas mentiras, manipulaciones y argucias se mueve como pez en el agua en el caos. Por eso no le interesa un proyecto país, porque la desorganización y los entornos revueltos son sus medios para conseguir sus ambiciosos objetivos personales sin importarle (como buen psicópata) el dolor o el sufrimiento que sus acciones causan. Precisamente por eso cultiva permanentemente el “enfrentismo”.

Y lo peor de todo es que, como opina Robert Hare (más de 30 años tratando y estudiando psicópatas), la psicopatía no tiene curación ni remisión.  Solo nos queda rezar y esperar de nuevo a las urnas, salvo algún milagro en el que algunos socialistas de bien ayuden en una moción de censura.

José García Cortés

        15-7-21

LOS PERE

  • Hola Pere, ¿estarás content nen?. Por fin hemos lanzado los indultos.
  • No tanto Pere, ya sabes que nosotros queremos  la amnistía, lo demás nos parece poco.
  • Jolín Pere, no me digas eso, que me ha costado un montón después de haber dicho públicamente, en cuatro ocasiones, que no lo haría y la opinión pública me está machacando por eso.  Pero, por favor, tu no te enfades.
  • Es que no puede ser Pere, es que el estado español nos engaña permanentemente. Mira la que lió Rajoy hablando con las empresas para que se marcharan de Cataluña.
  • Pere, si es que tenía razón Quim Torra, bendito sea, cuando decía:  “Ahora miras a tu país y vuelves a ver hablar a las bestias. Pero son de otro tipo. Carroñeros, víboras, hienas. Bestias con forma humana, sin embargo, que destilan odio. Un odio perturbado, nauseabundo, como de dentadura postiza con moho, contra todo lo que representa la lengua. Están aquí, entre nosotros. Les repugna cualquier expresión de catalanidad. Es una fobia enfermiza.
  • Pere, a ver qué hacemos ahora con todos esos ingresos de menos.
  • No te preocupes Pere, estamos preparando un decreto para obligar a volver a los que se han marchado y, en adelante, no se pueden marchar del país catalán sin autorización previa. Eso ni es patriota ni es concordia.
  • Bien Pere, pero no es suficiente para nuestras arcas. España nos roba y provocar nuestra independencia es muy caro.
  • No sufras Pere, y sobre todo no te enfades, seguiremos enviando las transferencias para que podáis seguir pagando las nóminas de los funcionarios y engrasando toda vuestra maquiaria. Y si tenemos que dejar de pagar a los andaluces, pues lo hacemos, porque son unos vagos y votan a la extrema derecha.
  • Vale Pere, ¿y la mesa para cuándo? No puedes tardar más de una semana ¿eh?
  • Claro Pere, claro. Ya he encargado una mesa camilla para que sea todo más próximo y, por supuesto, de madera catalana. Distensión ante todo.
  • ¡¡Qué menos Pere!!, y prepara también una nueva ley lingüística, porque estaos harto de tata discriminación. En la última EAU casi le tenemos que dar el texto en castellano a un charnego de mierda.
  • Escolta noi, no tinguis cap dubte. Ya está trabajando “la Celaá” para que las próximas oposiciones de funcionarios en Madrid se hagan en el noble idioma catalán. Eso sí, en completa concordia.
  • Vale Pere, y no pierdas de vista la hoja de ruta, ya sabes que queremos la independencia antes de que te vayas.
  • No te preocupes Pere, ya lo dijo mi padrino el bobo, España es una nación de naciones, y tu nación es la más grande, libre e independiente. ¡Huy!, perdón, porque ha sonado un poco facha. No quiero que te disgustes.
  • Joder Pere, no me gustan esos tonos. No me toques mucho las narices porque llamo al País Vasco y te damos entre los dos un apretón independentista.
  • Pere, por Dios, ya sabes que nosotros somos el partido de la concordia, progresista, de la libertad y la apertura democrática.
  • Vale Pere, pero no te pases.
  • Oye Pere, no te olvidarás de seguir apoyándome en el Parlamento Español, ¿eh?
  • Descuida Pere, soms catalans, soms independentistes, pero no soms gilipolles. ¿quién va a venir que nos atienda con los pantalones por los tobillos?.

Adeu-siau

José García Cortés

        23-6-21