TALIBANES, CRISALIDAS, PROSTITUTAS Y UN PLATO DE LENTEJAS

Se suele denominar TALIBANES no sólo a los que pertenecen a un movimiento integrista musulmán, sino a los fanáticos e intransigentes en alguna cosa.

La CRISÁLIDA, en zoología, es la fase en la que se encuentran algunos insectos, posterior al estado de larva y anterior al estado adulto. Esto ocurre así en las mariposas. La fase en la que se desarrolla el cuerpo y las alas de la mariposa transcurre oculta al mundo.

Sobre el PROSTITUTA/TO, podríamos convenir que así se denomina a la mujer/hombre que ofrece servicios (íntimos en mayor de los casos) a cambio de un pago. Pudiendo desarrollar su actividad de forma independiente, o dentro de prostíbulos. En algunas naciones europeas, la prostitución es una actividad reconocida y regulada por el Estado y en otras constituyen un delito.  Siempre hay dudas de que se trate de un acto de libertad de la persona o son víctimas de una red.

Y, por “UN PLATO DE LENTEJAS”, es una expresión común que viene a indicar que una persona ha malvendido alguna cosa importante o incluso traicionado a alguien o sus principios a cambio de una irrisoria compensación/precio.

Este es, a mi modo de ver el abanico de perfiles de votantes que mantienen a nuestro querido y nunca bien ponderado Presidente del Gobierno Don Pedro Sánchez. No pongo el segundo apellido por respeto a su santa Madre que no tiene culpa de haber parido esto. Seguramente la tara no se hace, sino que se nace.

Los “TALIBANES” del PSOE, Son personas repletas de una gran carga emocional y un argumento ideológico de mucho peso, (también los hay en otros partidos políticos). Suelen ser los que tienen más familiares en el bando republicano, muy sensibles a la “memoria histórica”, que son refractarios a los mensajes de otros partidos políticos, es más, se encierran en banda antes de escucharlos, que leen pocos periódicos, y se informan especialmente por la televisión. Televisión que tenga en cuenta su ideología, claro.

Según algunos sociólogos, suelen ser obreros que trabajan en el sector servicios, en la restauración o en la construcción y que ganan en torno al salario mínimo, que mayoritariamente vive en ciudades entre 10.000 y 50.000 habitantes y tiene estudios medios bajos (como mucho han hecho secundaria).

Es inútil poder razonar con ellos acerca de la calidad de gestión del actual PSOE, y es más, votan POSE al margen de que consideren que Pedro Sánchez no es la mejor persona para dirigir el país. Sus colores se sitúan siempre por encima de su razón. De eso se aprovechan los miembros del Gobierno, quieres enfocan las campañas sabiendo que su ideología importa mucho más que la gestión.

Las “CRISÁLIDAS”, son también votantes del PSOE, pero con otro perfil muy distinto al anterior. Son personas mucho más reflexivas y formadas. Que sienten netamente su aproximación izquierdista en la visión política de la sociedad y es, a mi juicio, la población más extendida de votantes del PSOE, situándose en el centro de la escala de izquierdas, es decir, hay tanta frente a su izquierda como a su derecha dentro del mundo socialista.

Si, son personas que reflexionan sobre la gestión del gobierno, son constitucionalistas en mayoría de los casos y, en muchas, muchas ocasiones, se encuentran disconformes con la que está llevando a cabo Pedro Sánchez en nuestro País, a quien no reconocen claramente como el líder del PSOE, porque, entre otras cosas, son los que “echaron” a Pedro Sánchez en su momento de la primera línea socialista.

Este gran colectivo, como la crisálida, se encuentra incómodo encerrado en su cápsula por este capullo (y nunca mejor dicho) no pudiendo desplegar sus alas de libertad porque saben que para ello ha de votar primero al centro derecha para apartar del gobierno al narcisista que nos gobierna y eso les parece una traición a sus convicciones.

Este gran colectivo, aunque no lo reconozca, se nota a sí mismo un poco más conservador que antes, pero, aun así, le cuesta dar el paso de votar “NO PSOE” a pesar de saber que su voto es determinante.

Las PROSTITUTAS/TOS, son los partidos independentistas que venden al Gobierno los votos que representan (estén o no de acuerdo sus votantes) a cambio de favores: acercamientos de presos, indultos, más cupo, eliminación de la sedición, preferencias el uso de idiomas locales, ayudas económicas para circos,…

¿Puede haber mayor ignominia para un ciudadano que estar pagando el sueldo a políticos cuyo único objetivo sea el de destruir el estado que les da de comer?

Sería para descacharrarse de la risa si no fuera porque el beneficio de unos pocos se consigue a costa del perjuicio de la mayoría de los españoles. Si, de la MAYORÍA.

Un PLATO DE LENTEJAS. Todos los santos días escucho que hay falta de médicos, que no hay camioneros suficientes, que faltan albañiles, que se van a habilitar medidas especiales para “importar” urgentemente mano de obra extranjera para la agricultura….

Y por otro lado, el INE me dice que hay prácticamente 3 millones de desempleados.  ¿en qué parte del camino me he perdido.? A ver si resulta que hay montado un sistema diabólico que desincentiva trabajar en España.  Desde luego, en el mundo de la agricultura puedo asegurar, de primera mano, que no consigo contratar a nadie de forma regular y los que acceden a trabajar es a cambio de que no se les dé de alta en la Seguridad social.

Agricultores, empleadas de hogar, fontaneros, electricistas, albañiles,… se encuentran confortablemente calentitos con sus coberturas estatales, sus empleos sumergidos y con una estupenda y consentida falta de control estatal.

Y así están las cosas. Y cuando uno hace un esfuerzo para atisbar lo que puede ocurrir en un futuro cercano, resulta que:

Es obvio que de los Talibanes no podemos esperar nada. Tampoco de las prostitutas/os que sienten y viven para el intercambio. Tampoco de los que venden su alma al diablo por un plato de lentejas o una mínima ayuda, aunque eso les haga cada día un poco más miserables.

En consecuencia, si aspiramos a que un día haya un cambio y Pedro Sánchez, el narciso, no siga desmantelando nuestras instituciones, además de que el centro derecha hagan bien los deberes y no el gilipollas, como han hecho hasta ahora, muchos “crisálidos” han de hacer un esfuerzo mental y pensar que echar a Sánchez no es una traición a sus principios, sino todo lo contrario, es apostar por volver a desplegar sus alas de libertad socialistas y volver a la senda de la democracia y del parlamentarismo.

Si no lo hacen, nunca serán mariposas libres y continuarán siendo gusanos.

José García Cortés

      30-11-22

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: