LA BALACERA

Las balas están de moda.

Soy consciente de que éste es un terreno resbaladizo, y si no pudiera tener tras ello un problema serio, haría el chascarrillo de que bien podría ser una estrategia comercial de una armería para reducir su stock.

Hoy, apoyado en mi balaustre del jardín, escuchaba las noticias sobre la Encuesta de Población Activa. Doblamos prácticamente la media de la zona Euro y tenemos otros 700.000 en ERTE que todavía no computan en las cifras de parados.

Tampoco es baladí el problema sanitario en España, con más de 100.000 fallecidos por el Covid, con un número importante de muertos no reconocidos por el Gobierno y con un goteo incesante que de forma diaria siguen engrosando las cifras.

Según la European Anti Poverty Network-Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en España y Oxfam Intermón, la pobreza severa se sigue abalanzando sobre nuestro territorio y podría aumentar en España en casi 800.000 personas y llegando a 5,1 millones.

Caixa Bank concluye en sus estudios que el balance de situación es malo, puesto que la mayoría de los sectores presentan un deterioro de la situación económico-financiera. Cabe la posibilidad de una recuperación, pero cuando las medidas de restricción a la movilidad y la actividad se retiren.

Las balanzas de la justicia y del estado de derecho se desequilibran y, por primera vez en la historia, Bruselas identifica como principales problemas del estado de derecho en España la no renovación en plazo del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), la limitada independencia de la Fiscalía General del Estado, la lentitud de la justicia o los ataques a la prensa.

La sostenibilidad de las pensiones es una discusión recurrente, por no decir que cotidiana, muy sujeto a las veleidades políticas porque los pensionistas son muchos millones de votos, lo cual supone un enorme freno para acometer una adecuada reforma de las pensiones que la doten de un adecuado embalaje y asegure su sostenibilidad cara al futuro.

Y yo me pregunto porqué estos baladrones de gobernantes que tenemos no se ocupan de los problemas reales de nuestra sociedad. Sólo se dedican a sus cábalas políticas y a sus cambalaches. Son indecentes e inmorales, y quizás por eso, nuestros queridos representantes suponen el 20% de los principales problemas de los españoles en algunas encuestas.

Empezando por el presidente, considero que son todos unos balarrasas, que en lugar de laborar, balan, y somos nosotros, la ciudadanía, los que necesitamos chalecos antibalas para protegernos.

José García Cortés

       28-12-21

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: