SE LO LLEVÓ EL COVID

Dicen mis círculos familiares, y seguramente tengan razón, que soy un hombre de “sentimiento duro” y que no me afectan tanto como a otras personas aquellas cosas relacionadas con la muerte.

Es posible, aunque también puede suceder que, debido a mi condición de cazador, la asumo con mayor naturalidad que otros.

A pesar de eso, tengo que confesar que hay algunas muertes entre mis allegados que me han causado un especial y profundo dolor, tanto que ni siquiera las he aceptado, como es el caso de mi amigo Diego, con quien me negué a aceptar su ausencia.

Son contados los casos en los que esto me sucede, pero el desgarro espiritual que me provoca es muy intenso, hasta el punto, como dije, que mi mente las niega.

Puede haber algo bueno en dicha negación, pues ello hace que el recuerdo hacia dichas personas sea tan vívido que, si resucitaran ahora mismo, podría retomar perfectamente la última conversación que mantuve con ellos.

Es el caso de Juan Carlos Peláez, que nos acaba de dejar como consecuencia de los daños provocados por el Covid y a quien le dedico con todo mi sentimiento esta nota.

Su pérdida me produce ese dolor especial que me provoca la partida de algunos amigos y conocidos que tienen, como denominador común, el haber sido unas bellísimas personas y un ejemplo de vida.

No hacía falta haber ido a comer ni a tomar cañas con Juan Carlos para ser su amigo, solo bastaba conocerlo y surgía de forma natural, siendo siempre mérito suyo. Sencillo, cercano, amable y una magnífica persona. Todos los ingredientes.

Terminada su etapa laboral, era la época de disfrutar de la familia y los amigos, no era el momento de dejarnos huérfanos de su amistad. Pero este virus malvado nos lo ha arrebatado de esa forma tan criminal a la que ya nos empieza a tenernos acostumbrados.

Juan Carlos, tu recuerdo permanecerá vívido en mi pensamiento y estoy dispuesto a retomar, cuando proceda, la conversación donde la dejamos. Descansa en paz.

José García Cortés

    20-12-20

2 comentarios sobre “SE LO LLEVÓ EL COVID

  1. Querido amigo Pepe, no puedo más que ratificar tus palabras en cuanto a la persona de Juan Carlos y abundar en la buena persona que era y lo agusto que te sentías a su lado.
    No se puede expresar mejor la amistad, aunque con con Respecto a Juan Carlos quizá sea posible.

    Un fuerte abrazo a los dos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: