LA SAUDADE

Querida hija, espero que estés bien al recibo de la presente, nosotros bien gracias a Dios.

Perdona que te moleste otra vez, pero cada día estoy más engollao con estos políticos que hablan, mu relimpios y mu requetebién, pero de verdad que, entenderlos, lo que se dice entenderlos, no los entiendo mu bien.

Ayer estuve escuchando a esa señora que manda mucho, que va después del Presidente y que al parecer debe vivir en un segundo, una tal Yolanda Díaz, que no se si es pariente del Pablo, el de las porqueras, porque se asemeja mucho a su señá madre. Y la escuchaba yo porque estaba mu interesao en ver si me decía algo sobre las cosas que yo te escribí en mi última carta, ya sabes, lo del gasoil, la luz, los precios y esas cosas, y resulta que dice:

“Hoy, toda política es política climática. Un abordaje efectivo del cambio climático, nuestro principal reto como humanidad, parte de entender que justicia climática y justicia social son dos caras de una misma moneda, por ello debemos exige un pacto verde europeo que ponga el trabajo decente en el dentro que fomente un crecimiento inclusivo y sostenible que apuesta, en todo momento, por el ensanchamiento de nuestras sociedades. En portugués y en Galego, tenemos un concepto único, difícilmente traducible, la Saudade. De entre las muchas definiciones  que han tratado de capturar esta idea tan escurridiza, me quedo con la ofrecida por Rafael Dieste, a que para el escritor gallego, La Saudade es la inquietud de llegar y la alegría se seguir. La Saudade nos habla así, de la tensión irresoluble entre presente y futuro, entre la incertidumbre y la esperanza. Así, frente a la parálisis y el miedo, creo firmemente en esa Saudade que dinamiza nuestro proyecto de transformación y nuestra labor de gobierno, a pesar de las dificultades y las resistencias, movido por las discrepancias entre lo real y lo posible y centrado en objetivos concretos y metas ambiciosas”.

Y chica, qué quieres que te diga, que seguro que por eso han puesto a esta mujer tan relamía y tan lista en ese puesto tan importante, pero, debe ser que yo, como no me dieron estudios, pos no me he enterao de ná. Pa mi que estaba hablando del aire acondicionao, climático o como se diga, y también no se qué cosa de la justicia, que algún pleito tendrán con eso, que digo yo.

Y también le pregunté al Saturnino, el alcalde, ¿te acuerdas de él?, que qué era eso de la Saudade, que ya te digo yo que pensaba que eso tenía algo que ver con lo de sudar, como cuando vienes de trillar, to pringao, pero no, como él si tiene estudios, me ha dicho enseguia que tiene que ver con aquello de cuando uno está triste y esas cosas.

Pero qué trabajo les costará llamar al pan, pan y al vino, vino, pos no, ahora resulta que no son ni chicha ni limoná, que ahora son transversales, risilientes y un montón de cosas raras, que fíjate tú que hasta los animales dicen que son seres sintientes, que me se han quitao las ganas de pedirle el caballo al Hilario no vaya a ser que eso me se pegue.

Bueno hija, pos sí, un poco triste me he quedao porque esta señora no me ha dicho ná de la luz, del gasoil ni de los precios ni, tampoco, de la cabra. Pero qué venaos.

José García Cortés

      3-12-21

2 comentarios sobre “LA SAUDADE

  1. Otro excelente y divertido artículo. Gracias trabajador Hunter. Un abrazo

    __________________________________ José Corral Lope *www.supervivenciayaltruismo.org/es/ * *www.supervivenciayaltruismo.org/en/ *

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: